¿Cuánto necesitas?
1000
¿Cuándo
prefieres devolverlo?
días
35
  €
  €
  €
  €
  
Inicio > Finanse > FINANCIACIÓN > Tipos de seguros de Salud

Tipos de seguros de Salud

🕒 Tiempo de lectura 4 min.

Los seguros de salud permiten establecer una medida de protección a los posibles gastos médicos que se pueden incurrir. Mediante un contrato, la compañía aseguradora se compromete a cubrir los gastos por los servicios médicos según se establezca en su póliza.

El seguro de salud, como la mayoría de los seguros funciona mediante un contrato en el cual el asegurado realiza un pago (prima, en cuotas o total) a la aseguradora para así estar cubierto en casos de asistencia sanitaria.

Se suele recomendar contar con seguros de salud, de manera de estar protegidos sobre alguna asistencia médica que se pueda necesitar. Además de agregarle cierta rapidez y eficacia en su atención. 

Permite afrontar las carencias que pueda existir en la sanidad pública y los costos de forma contraria por los servicios médicos.

Explicaremos los dos grandes tipos de seguro de salud que existen:

Seguros de enfermedad

En esta categoría, el asegurador queda obligado a entregar una cantidad de dinero como prestación que puede ser a través de subsidio, indemnización o reembolsar gastos.

Tiene como finalidad la protección del asegurado por consecuencia monetaria que se deriven de algún estado de anormalidad corporal. El riesgo que se cubre es una enfermedad, que pueda afectar la salud.

En caso de enfermedad del asegurado corre el riesgo de ejecutar actividades que le otorguen remuneración económica. 

Por esto, el seguro de enfermedad otorga indemnización como compensación a esa imposibilidad de generar ingresos por el periodo de enfermedad.

Además, en casos que puedan resultar en incapacidades totales o absolutas, por lo que no podrá mantener su actividad laboral; la póliza podría aportar una indemnización al asegurado para que logre afrontar esa situación y la cobertura de gastos que se relacionen con dicha patología que origine la invalidez. 

Es claro que existe una gran variedad de coberturas y tipos de pólizas pero en esencia, se contrata un capital “asegurado” para cubrir las posibles enfermedades pero que pueden no tener una equivalencia con el coste total que suponga la enfermedad.

Lo que garantizan las pólizas de los seguros de enfermedad tienen su base en la compensación por perder los ingresos y eso generará una indemnización diaria por los días que este el asegurado incapaz con límites que se establecen en el contrato. 

Todo esto desde un punto de vista inicial y conceptual, pues siempre variará la amplitud de la cobertura (temporal, hospitalización, enfermedades graves, incapacidad total) de acuerdo a cada aseguradora y contrato. 

Podemos distinguir dentro de los seguros de enfermedad, los siguientes:

  • Seguro de subsidio e indemnización: en este caso la prestación radica en abonos de cierta cantidad de dinero que se ha establecido previamente en el importe o cálculo inicial. 

 Se resguarda contra enfermedades agudas y su agravamiento crónico pero no esas precisamente, e intervenciones quirúrgicas. Se cubre accidentes pero con ciertas limitantes.

Garantiza cierta cantidad o subsidio por día que dure la enfermedad, indemnizaciones por hospitalización, intervenciones quirúrgicas o incapacidades temporales.

  • Seguro de Reembolso de Gastos Médicos y Hospitalarios: en esta modalidad se garantiza un reembolso de los costes acarreados de asistencia médica y hospitalaria producto de enfermedades, accidentes o embarazos, médicos o servicios prestados por médicos.

Si el coste total sobrepasa el límite que se ha establecido en póliza, correrá a cuenta del cliente. Se garantizan los costes y no los servicios.

Seguros de Asistencia Sanitaria

Este tipo de seguro tiene como finalidad principal prestar servicios médicos y quirúrgicos que se definirán en el contrato de póliza siempre que se cumplan las condiciones preestablecidas. 

En el caso de los seguros de asistencia sanitaria no prevé pago de cantidades como es el caso del seguro de enfermedad, sino de correr con aquellos gastos que se deriven de la asistencia sanitaria. Puede ser por pago directo al médico o con reembolso de gastos que se incurran. 

Lo más común es que exista copago o participación del asegurado en el coste final, por lo que deberá realizar el pago de pequeñas cantidades. 

 Lo que debes saber antes de contratar un seguro de salud

  • Cuando se hace referencia a la palabra póliza, debe entenderse como ese documento en el cual quedan establecidos los beneficios que se han contratados con la aseguradora.
  • El copago son pequeños pagos que se realizan por la utilización de algún servicio y no suelen superar los 100 euros. Algunos seguros de salud no cubren los costos completos de los servicios médicos y deberá abonar estos pequeños pagos por su uso.
  • Para realizar la contratación de un seguro de salud, la aseguradora solicitará llenar un cuestionario de salud. Debes saber que debe ser llenado con información real y que incluirá información sobre su historial médico para definir los niveles de riesgo.
  • La prima de seguro es ese pago que debe realizar el asegurado a la aseguradora para poder acceder a los servicios acordados. Puede ser realizada en un único pago o en cuotas, dependerá de la entidad aseguradora y el plan acordado.
  • El periodo de carencia es algo a tomar en cuenta a la hora de revisar su póliza, pues hace referencia a un periodo que transcurrirá desde el momento que se establece la póliza y cuándo podrá ser posible gozar determinados servicios que incluyen en su contrato.
  • Es importante que sepas que hay una gran variedad de entidades aseguradoras y pólizas disponibles, por lo cual es importante que tomes tiempo para evaluar. Debes conocer lo que necesitas, quieres y quisieras tener cubierto. 
  • El cuadro médico es la lista que incluye profesionales, clínicas y hospitales que están disponibles para acudir a gozar de los servicios que están adquiridos a través del contrato de seguro.
  • La edad máxima para contratar los seguros de salud es variable, dependerá de la aseguradora pero tiene un promedio en 65 años. Por lo que se recomienda contratar su seguro antes de llegar a estos límites.
Artículos relacionados